¿Has escuchado hablar del Hemp? Últimamente este superalimento está causando furor entre las personas que gustan de mantener un estilo de vida saludable y natural. Y aunque desde una perspectiva cultural su origen es bastante peculiar por ser la semilla de la planta Cannabis, sus propiedades nutricionales son extraordinarias.

Esta pequeña semillita tiene altísimas cantidades de proteínas vegetales de alto valor biológico: contiene, en cantidades importantes, los veinte aminoácidos que el cuerpo necesita, incluyendo los nueve esenciales que nuestro organismo no puede producir; lo que la convierte en una proteína completa como la carne, la leche o los huevos.

El Hemp también destaca por ser una excelente fuente de Omega 3 y Omega 6 y por su importante aporte de vitaminas y minerales. Podemos encontrar, por ejemplo, buenas cantidades de calcio, fósforo y hierro, los tres minerales necesarios para conseguir tejidos en perfecto estado y una estructura ósea fuerte. Además, es rico en fibra y ácido fólico, que favorecen la adecuada absorción de los nutrientes en el cuerpo.

El consumo de Hemp es ideal para atletas, niños, adultos mayores y personas veganas o con padecimiento de alergias, pues no contiene ninguno de los 8 principales alérgenos: leche, huevo, pescado, crustáceos, nueces, cacahuates, trigo y soya.

Una de las formas más fáciles de consumir hemp es esparcir sus semillas sobre fruta fresca o yogurt y disfrutar de un alimento sano, orgánico, muy nutritivo y de fácil digestión.